Detrás de cada obra de arte, hay un gran detallista que trabaja en silencio. Gracias a los socios de Polonia por poner los productos de KISHO al mejor efecto. La pintura puede usarse como un espejo.