No solo aumenta el brillo de la superficie de la pintura, sino que también evita que la pintura se dañe por entornos naturales como la lluvia ácida.