Gracias a la retroalimentación de los clientes chinos